Desactivar p21 regenera tejidos

Identifican gen que permite a mamíferos regenerar tejidos

Científicos descubrieron que la desactivación del gen p21 permite
que las células reconstruyan zonas dañadas o amputadas. Su ausencia en
ratones con orejas cortadas hizo que éstas crecieran nuevamente: una
cualidad con la que no cuentan de forma natural los mamíferos, pero sí
otras especies como las estrellas de mar y las lagartijas.


por Alexis de Ponson M.
17/03/2010 – 08:09

Probablemente, los dibujantes Len Wein, Herb
Trimpe
y John Romita desconocían
la existencia del gen p21 cuando
en
1974
crearon a Wolverine,
personaje que alcanzó fama mundial gracias al
cómic X-Men y que se caracteriza
por su poder de regenerar graves
heridas.


Justamente la ausencia de este gen permitiría a los mamíferos
adquirir la capacidad para reconstruir alguna de sus extremidades cuando
ésta resulta amputada, como lo hacen las lagartijas o las estrellas de
mar.
Así lo afirma un estudio publicado en la última edición de la
revista Proceedings of National Academy of Science.

El hallazgo se produjo a partir de un hecho fortuito ocurrido hace 14
años. Ellen Heber-Katz realizaba un experimento con ratones de
laboratorio y para identificar a un grupo, les hizo agujeros en sus
orejas. Sin embargo, unas semanas después, las marcas habían
desaparecido y las orejas de los roedores lucían completamente sanas.

Esto despertó la curiosidad de los investigadores, quienes analizaron
el ADN de estos animales. ¿El resultado? Los ratones tenían inactivado
el gen p21,
encargado de regular el ciclo de vida de las células,
controlando su división y proliferación. 

Para comprobar su hipótesis, los investigadores seleccionaron un
ratón de laboratorio cuyo gen p21 estaba desactivado, y le cortaron una
de sus orejas. La respuesta orgánica de un mamífero habría sido la
generación de una costra para cubrir la zona lesionada. Sin embargo, el
caso de este ratón fue diferente: en la zona dañada se formó un
blastema, es decir, una acumulación de células sin mayores diferencias
entre sí, que poco a poco fueron dando origen a piel, cartílago y
nervios hasta reconstituir la oreja perdida.

"La desactivación del gen p21 promueve un estado pluripotencial en
las células de los mamíferos
", indica Hener-Katz, es decir, las células
adultas se comportan como células madre, dando a luz a muchas otras
células sin características definidas, que ayudarán a reconstruir la
compleja arquitectura de órganos como orejas, manos o piernas.

Para Eduardo Karahanian, experto en terapia génica de la Universidad
Diego Portales,
se trata de un hallazgo muy importante y que podría
tener aplicaciones más diversas que la regeneración de extremidades
amputadas, pues también podría ayudar a reemplazar tejidos dañados en
pacientes con lesiones cerebrales, en el corazón y en la médula ósea.

¿DAÑO CELULAR?
El
equipo de investigadores también notó que las células que permitieron
regenerar la oreja del ratón mostraron un comportamiento particular:
acumularon más daño en su ADN y mostraron una mayor inclinación a la
muerte programada que las células normales. "El efecto combinado de
ambos procesos podría permitir que las células se dividan rápidamente
sin salirse de control ni volverse cancerígenas
", explica Heber-Katz.

Sin embargo, Karahanian tiene otra visión. Dice que si bien la
ciencia ha identificado alrededor de 100 genes involucrados en la
aparición del cáncer, el p21 cumple un rol fundamental: "Le pone un
freno a las células, les dice ‘ustedes no se tienen que dividir’
". Por
esto, Karahanian estima que a largo plazo los ratones que portan
alteraciones en el gen p21 podrían desarrollar cáncer.

"Es como la espada que está encima de la cabeza. Siempre está el
temor presente
", resume el especialista, quien de todos modos agrega que
dentro de la misma terapia génica sería posible manipular otro gen que
contrarreste el potencial cancerígeno que surge cuando se desactiva el
p21.


  • Biological Sciences – Cell Biology:Khamilia Bedelbaeva,Andrew Snyder,Dmitri
    Gourevitch
    ,Lise Clark,Xiang-Ming
    Zhang
    ,John Leferovich,James M.
    Cheverud
    ,Paul Lieberman,and Ellen Heber-KatzLack of p21 expression links cell cycle
    control and appendage regeneration in mice
    PNAS published online before print March 15, 2010, doi:10.1073/pnas.1000830107

Esta entrada fue publicada en Medicina Regenerativa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s