EL ÚTERO ARTIFICIAL

EL ÚTERO ARTIFICIAL

4-10-2005

REDES – TVE


¿Qué sucede exactamente dentro del vientre de la madre durante los nueve meses de embarazo? ¿Puede reproducirse el desarrollo completo de un embrión en el laboratorio, fuera del útero materno? ¿Es el útero materno el lugar más seguro para el embrión?

La formación de un nuevo ser vivo a partir de una única célula es un proceso extremadamente complejo y fascinante que sigue despertando la curiosidad de científicos de todo el mundo. Las nuevas técnicas de imagen junto con las investigaciones más tradicionales están contribuyendo a descifrar los enigmas de una etapa que supone un gran esfuerzo para el futuro bebé.
Stuart Campbell, responsable del desarrollo de la ecografía en tres dimensiones, es uno de los mayores expertos del mundo en técnicas de medicina perinatal. Durante la entrevista nos hablará de sus teorías más revolucionarias: las emociones surgen en la fase inicial del desarrollo y pueden determinar la personalidad del bebé antes incluso de salir al mundo exterior.

En la segunda parte del programa hablaremos sobre tecnología genética punta aplicada al embrión. Un tema apasionante pero también muy inquietante. La doctora Hung-Ching Liu, directora del Laboratorio de Endocrinología Reproductiva de la Universidad de Cornell, nos explicará los últimos avances para combatir la infertilidad. El objetivo: mejorar la calidad del embrión para solucionar los problemas de implantación. Debatiremos también la posibilidad de crear un útero artificial donde pueda desarrollarse un embrión humano. ¿Es este el embarazo del futuro?


Stuart Campbell
El profesor Stuart Campbell es uno de los mayores expertos del mundo en técnicas de medicina perinatal. Ha trabajado en los principales centros de obstetricia y ginecología del mundo y desde los años ‘60 ha sido uno de los pioneros en las técnicas de imagen por ultrasonido. Su trabajo ha alcanzado la cima con el desarrollo de la reveladora ecografía en tres dimensiones y tiempo real.

Eduard Punset:
Profesor Campbell, la gente -y yo mismo- nos preguntamos a menudo qué puede estar haciendo esa cosita ahí, durante nueve meses, por si sola, probablemente aburrida Y cuando uno de los pacientes te hizo esta pregunta, tu le contestaste que nunca más volvería a estar tan contenta. ¿Qué es lo que querías decir exactamente?

Stuart Campbell:
Bueno, lo dije porque el feto está en un entorno templado, dentro del útero de la madre, protegido de la luz y del ruido, y nunca tiene hambre porque la placenta le proporciona la alimentación (glucosa, aminoácidos, proteínas, grasas), es decir que el feto nunca tiene hambre, siempre tiene oxígeno, y está muy a gusto, oye los sonidos de la madre y el latido de su corazón: el feto está muy próximo a la madre. Creo que intelectualmente el feto no está muy desarrollado, los centros superiores todavía no se han desarrollado porque el feto …las conexiones nerviosas todavía no están desarrolladas en el cerebro, pero seguro que el feto instintivamente tiene que estar muy contento, y lo podemos observar por la cara sonriente que tiene después de 20 semanas.

Eduard Punset:
Es increíble porque seguramente nunca será tan feliz, nunca más.

Stuart Campbell:
Sin ninguna responsabilidad, sin tener miedo…

Eduard Punset:
He visto algunas de tus imágenes, por ejemplo en posición de boxeo, o de caminar, cosa que no necesita: ¿crees que estos son ejercicios de preparación, como si estuviera en una cámara simuladora?

Stuart Campbell:
Sí, el feto tiene que aprender muchas cosas para prepararse para el proceso del nacimiento. Tiene que aprender a succionar, ya que tiene que mamar, tiene que aprender como abrir los ojos, porque aunque está en una oscuridad total se puede ver cómo abre los ojos. Pero el feto no pestañea, aunque yo mismo he utilizado esta palabra: pero a veces se ve como abre los ojos durante 10 o 20 segundo, y no los cierra, y es algo bastante extraño. O sea que aprende a succionar, a agarrar cosas, y es aprender a cómo ser un bebé para cuando esté fuera. Si hace todo esto, respirar, llorar, etc., es porque ha estado practicando en el útero, y por supuesto no ha hecho prácticas de respirar aire, porque sólo hay agua a su alrededor, pero se puede ver como el feto práctica la respiración para que los músculos estén preparados para después del nacimiento.

Eduard Punset:
Quizá podríamos resumir cada uno de los tres bloques de la vida prenatal o fetal. El primero, el segundo y el tercer trimestre. Parece ser que el primer trimestre es un momento frenético, porque ya nunca más en su vida – según he oído decir a tus amigos – invertirán tanto esfuerzo en un tiempo tan corto. ¿Es cierto?

Stuart Campbell:
Desde luego. Quizá podemos mostrar las imágenes de un embrión de 6 semanas hasta uno de 10 u 11 semanas: en sólo cuatro semanas se forma toda la anatomía, y a partir de aquí (que son solo 10 semanas después de la concepción) es todo una cuestión de maduración. Es decir que un desarrollo tan complejo de cada órgano del cuerpo tiene lugar en un periodo de tiempo tan corto que resulta increíble: el comienzo del movimiento del corazón a las 6 semanas, y a las 7 semanas y media u 8 semanas se puede ver como las extremidades se mueven juntas, y a las 9 semanas como se mueven independientemente, y a las 10 semanas el movimiento es bastante vigoroso, y a las 11 semanas … y entonces a las 12 semanas se pueden ver estos movimientos tan complicados: el feto mueve los dedos de una manera muy delicada, se coge los dedos de los pies, hace movimientos como de dar pasos, y salta en la pared del útero como en una cama elástica. Es una visión extraordinaria el poder ver todos estos cambios tan dramáticos.

Eduard Punset:
En tan poco tiempo…

Stuart Campbell:
E incluso a las 12 semanas se puede ver el comienzo de la propia recepción, de tener conciencia espacial, se puede ver como el feto mueve las manos juntas y las sube y las baja: está aprendiendo acerca del entorno y de su relación con el entorno.

Eduard Punset:
¿Cuál es el suceso más importante del segundo trimestre?

Stuart Campbell:
El peso aumenta mucho, y de forma lineal. En este momento las células no sólo se dividen sino que se agrandan: hipertrofia y hiperplasia. En las últimas semanas las células no se dividen, sólo se agrandan por hipertrofia, a excepción de unos cuantos órganos. En el segundo trimestre se dividen y se agrandan, de manera que el feto crece de manera muy ostensible. La segunda cosa es que los reflejos se hacen más complejos y empezamos a ver como el feto se prepara para el nacimiento. Es decir que se ve como abre los párpados, por primera vez a las 18 semanas: aunque en los libros se dice que es a las 24 semanas, con la ecografía 3D podemos ver que esto sucede a las 18. Y luego se ve como se chupa el dedo, el desarrollo de agarrar y todos los reflejos de los que ya hemos hablado.

Eduard Punset:
¿Por qué decimos que cuando nace un bebé en realidad no ve las cosas hasta unos días o semanas más tarde? ¿Es así?

Stuart Campbell:
Claro que puede ver, si por ver entendemos que el cerebro pueda percibir y reconocer. Creo que las imágenes visuales que los ojos pueden grabar no se imprimen en el cerebro durante un corto periodo de tiempo, pero el proceso de visión comienza en el nacimiento y muy lentamente el cerebro va reconociendo lo que son las imágenes.
 

Eduard Punset:
En tus imágenes de las ecografías se puede ver como bostezan, y no es porque estén aburridos. ¿Hay unos que bostecen más que otros?

Stuart Campbell:
Sí, el feto hace cosas dentro del útero que luego no hace tanto cuando está fuera. Bostezar dentro del útero es algo muy normal. A veces se le ve en estado de bostezar: primero un bostezo, luego otro, etc., puede hacer hasta una sucesión de 10 bostezos.

Es un misterio, pero hay otros muchos. Una de las cosas que hace el feto es sacar la lengua, y en ocasiones la saca muchísimo; sin embargo un recién nacido no saca la lengua. Y también sonríe mucho dentro del útero, y sin embargo después del nacimiento no se le ve sonreír, lleva un cierto tiempo –varias semanas- hasta que sonríe. Hay ciertos reflejos que desarrolla que son necesarios para la supervivencia, pero hay otros reflejos que no los volvemos a ver tanto.

Eduard Punset:
Has mencionado la sonrisa a las 24 semanas, que es cuando ponen caras que expresan emociones: ¿quiere esto decir que el sistema límbico, la parte del cerebro que dirige las emociones, ya está ahí? ¿Para qué diablos tiene emociones?

Stuart Campbell:
Ya me gustaría saberlo. Creo que en realidad -y sé que me criticarán por esto-, creo que la personalidad del feto se está desarrollando. Por ejemplo, los bebés que lloran mucho dentro del feto –y a veces se pueden observar bebés que lloran mucho en el interior – luego ¿son bebés que lloran mucho?; y los que sonríen ¿luego son bebés felices? Creo que la respuesta es que sí. He visto bebés que sonríen mucho dentro del útero, y cuando el bebé nace, sonríe, parece tan feliz, y también he visto lo contrario, de forma que quizá están expresando la personalidad.

Eduard Punset:
O sea que en realidad las emociones… los neurólogos dicen ahora – en contra de lo que decían hace años – que no hay ningún proceso sin emociones. Que al principio de todo debe haber una emoción, y lo que tú estás hallando con el estudio de los historiales de tus pacientes es que las emociones están al principio de todo.

Stuart Campbell:
Sí, y dicen que hago un exceso de interpretación de los gestos faciales, pero creo que se puede ver que son sonrisas genuinas; y hay que recordar que las emociones son reflejos, de forma que no son necesarios los centros superiores para mostrar estos reflejos emocionales.

Eduard Punset:
Tú eres uno de los pioneros de las ecografías, y a menudo has dicho que observando las ecografías en 3D o 4D se estrechan los lazos maternales. ¿Es necesario estrechar los lazos maternales?

Stuart Campbell:
No en todos los casos. La mayoría de mujeres saben que tienen el feto y siguen así hasta el momento del nacimiento, y el proceso de establecimiento de lazos es algo muy rápido. Pero hay un gran porcentaje de mujeres que no establecen los datos, y les lleva un cierto periodo de tiempo, y no lo expresan porque están avergonzadas. Creo que todas las investigaciones que se han hecho muestran que hay un gran número de madres que no estrechan lazos emocionales de inmediato con el bebé, o antes de nacer. Y desde luego esto ayudaría al proceso de estrechar lazos; y no sólo sirve para la madre, también para el padre, porque hace años, cuando hacíamos las ecografías bidimensionales el padre se quedaba en una esquina porque no entendía las imágenes, pero ahora el padre está ahí, mira a la pantalla e incluso le habla al bebé, y hace poco tuvimos un padre que le decía al bebé: Galileo, Galileo, estaba muy emocionado de ver a su hijo, que se iba a llamar Galileo.

Eduard Punset:
Nuestros amigos los primatólogos me dicen que sucede lo mismo con los chimpancés, no todas las madres chimpancés tienen estos lazos maternales, tienen que aprenderlo.

Stuart Campbell:
Sí, y especialmente en la actualidad, con las madres que trabajan en negocios, y son sofisticadas y tienen intereses intelectuales más elevados, quizá este establecimiento de lazos, que es un instinto más primitivo, lo tienen que aprender.

Eduard Punset:
Por lo que has ido diciendo parece que los últimos tres meses son como una pérdida de tiempo comparado con los tres primeros meses, es como si todo ya estuviera acabado…

Stuart Campbell:
Es muy cierto, y realmente todos los reflejos que se observan en el tercer trimestre ya se han desarrollado en el segundo. El feto una vez más gana mucho peso. A partir de la semana 28 triplica el peso, es decir que la grasa se deposita en grandes cantidades, y todo lo que sucede es que los reflejos ya están establecidos pero se desarrollan de una manera más sofisticada. Mientras que abrir el párpado es muy raro antes de la semana 28, luego se convierte en algo normal; el respirar, que se hace durante periodos cortos de tiempo, después se da durante periodos más largos…

Eduard Punset:
Aunque no hay aire.

Stuart Campbell:
Aunque no hay aire tiene que respirar, porque eso ayuda a la formación de los pulmones. Pensamos que no sólo son los músculos, también la expansión de los mismos pulmones les ayuda a expandirse en el momento del nacimiento.

Eduard Punset:
Desde tu experiencia de traer bebés al mundo, donde hay tantas alegrías y tantas penas, si tuvieras que elegir de nuevo tu profesión ¿volverías a hacer lo mismo?

Stuart Campbell:
Sí, definitivamente: tiene muchas recompensas, y creo que el feto dentro del útero, y la madre, y todo el proceso del embarazo son un reto inmenso, y tiene alegrías, penas, tragedias… todas las experiencias humanas están en el proceso del parto de un bebé, pero tiene tantas recompensas para los que trabajan con esto. Creo que la mayoría de médicos se cuidan de la parte degenerativa de la vida, intentan poner parches a viejos como yo, mientras que aquí nos encontramos con la profesión más excitante, cuidando del desarrollo de un niño, desde unas pequeñas células en una placa hasta que se convierte en un ser humano: es muy excitante.


Hung-Ching Liu


La doctora Hung-Ching Liu: trabaja en la Universidad de Cornell, donde dirige el Laboratorio de Endocrinología Reproductiva. Sus investigaciones, dirigidas a combatir la infertilidad tienen ahora un objetivo claro: conseguir un útero artificial donde un embrión humano pueda desarrollarse.

Eduard Punset:
Empecemos con algo que parece fascinante, pero que es razonable. Parece ser que por medio de la modificación de la expresión de los genes, y mediante terapias de líneas genéticas, se puede mejorar la condición de un embrión, y esto permite mejorar la calidad de un embrión de baja calidad en los procesos de pre-implante. ¿Qué quiere decir?

Hung-Chin-Liu:
Llevo trabajando en fertilización in-vitro más de 20 años, y en todos esos años he visto que el índice de embarazos no es el que se esperaba. En otras palabras, que hay pacientes que no pueden quedarse embarazadas, y aunque nuestro índice de embarazos es aceptable me gustaría mejorarlo al máximo. ¿Cuál es la causa de los fallos en la implantación? Es debido a la calidad del embrión y por la implantación. Este es el motivo por el cual quiero investigar si es posible mejorar la calidad del embrión y también la implantación.

Eduard Punset:
Y parece ser que ya lo has mejorado en algunos casos…

Hung-Chin-Liu:
Sí, … originalmente pensamos que en la naturaleza el embrión se implanta en los tejidos del endometrio. Y pensamos que el endometrio debe contribuir de alguna manera a nutrir esos embriones para que crezcan. De manera que pensé que se podría hacer un co-cultivo de células de endometrio y embriones juntos.

Y lo increíble es que el embrión se desarrolla muy bien, y la calidad del embrión mejoró enormemente. En este proyecto se ha ido trabajando con animales durante años, hasta que lo aplicamos a los pacientes,

Y resultó que el 78% de las pacientes obtuvieron una implantación positiva, es decir que se quedaron embarazadas, y esto era fascinante.

Eduard Punset:
Está prohibido, pero ¿es inimaginable que de ahí, en el futuro, sea posible que un embrión pueda crecer en un útero artificial? ¿Es algo que no se puede considerar, o es posible que sea el resultado de esto?

Hung-Chin-Liu:
Es un resultado posible, ya que después de hacer este experimento de los 6 días pensé ¿cuánto tiempo puede crecer in vitro con este tejido de endometrio? De manera que continuamos haciendo crecer embriones de ratón in vitro, y podemos desarrollarlos hasta 17 días, y el periodo de embarazo de un ratón es de 21 días. Esto está cerca del final: se han superado ¾ del embarazo, y hemos superado el desarrollo más temprano y el más tardío, e incluso hemos visto como el ratón desarrolla la bolsa amniótica y con el pequeño ratón dentro de esa bolsa amniótica: es increíble.

Eduard Punset:
Estás prolongando el tiempo en que un embrión puede existir en un laboratorio antes de implantarlo en el útero de una mujer ¿no? Y he oído que hay alguien en la Universidad de Tokio, el Dr. Yoshinori Kuwabara, que está trabajando en el otro extremo: que está trabajando sólo con cabras, obviamente no con humanos, y que está desarrollando una especie de placenta artificial que le proporcionará al feto un hogar seguro, una placenta artificial, si sale demasiado pronto del útero de la madre. Es decir que de los dos extremos, probablemente no está demasiado lejano el imaginarse que los dos extremos se unirán y podemos tener abierta la posibilidad del nacimiento de un embrión completamente fuera del útero de la madre.

Hung-Chin-Liu:
Sí, creo que sólo puedo decir que es una posibilidad, porque hay otros problemas en nuestro sistema, como he mencionado antes, ya que un embrión de ratón de 17 días es muy deforme, es decir que el sistema no está completamente establecido, y necesitamos perfeccionarlo mucho, y tenemos que seguir trabajando en esto. Si podemos seguir trabajando, es posible que los dos extremos se unan, o quizá es posible que mi sistema produzca un bebé vivo ¿quién sabe?

Eduard Punset:
Sabes que en el pasado le llamaban ectogénesis, a esta teoría de construir un lugar más seguro para el embrión. ¿Cómo ves el pasado y el futuro de estas ideas que siempre han estado presentes en algunas personas?

Hung-Chin-Liu:
Mi investigación creo que está destinada a ayudar a los pacientes de una manera que se entienda mejor por qué se producen los abortos, o si hay posibilidad de salvación tras esos abortos, o, si hay problemas, si se puede tener una forma alternativa de ayudar al paciente o de mantener al bebé. Es cierto que puede ser de ayuda, pero hay muchas y desconocidas complicaciones en el embarazo, incluso hasta la actualidad no se conocen todos los factores necesarios para que nazca un bebé con una gestación completa. Creo que hace falta todavía mucha investigación en una gestación completa. Mi modelo al menos puede servir como un modelo de estudio in vitro, y nos puede ayudar a estudiar un embarazo, una gestación completa, dónde y cómo evoluciona y cómo podemos resolver los problemas, y la forma de solucionarlos.

Eduard Punset:
Como hombre y padre de tres hijas, dos de las cuales tienen bebés, no puedo estar más de acuerdo contigo. En algunos casos no sabemos, ellas no sabían, nada o muy poco del embarazo, de los embriones y de cómo funciona todo en realidad.

Hung-Chin-Liu:
En realidad nadie lo sabe, yo tengo dos hijos y yo misma tampoco lo sé; pero aprendemos poco a poco estudiando e investigando y vamos juntando las piezas del rompecabezas para tener más información para el futuro.

Esta entrada fue publicada en Entrevistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s